Periódicos

De Samperinos
Saltar a: navegación, buscar


Andalán

Andalán fue un periódico aragonés y sin él no se hubiera conocido las noticias de entonces. Subo uno de ellos en que un samperino, que participaba en su redacción, nombra a Samper.

Heraldo de Aragón

El pilón de Híjar

- Heraldo de Aragón el 13 de Octubre de 2.002 http://jms32.eresmas.net/Leyendas/leyen03/leye0319.html

La división de los términos municipales se hacía antaño pilones, y aún ahora subsisten en su gran mayoría. Algunos de ellos, con historia o leyenda, tal como sucede con el que se levanta en el que sirve de división a los términos de Samper de Calanda e Híjar.

El "Pilón de Híjar" hizo bueno, en su tiempo, el refrán "Con la vara que midas serás medido".

Algo así como la "vara de Judá". Lo relata Alejandro Abadía París en su libro "Samper de Calanda, tradiciones y costumbres":

"Cuentan que un hijo llevaba a su padre, viudo, al asilo de Híjar. Iban andando por el camino y decidieron detenerse a descansar en una piedra que hay junto al pilón que separa los dos términos municipales, cuando el padre comenzó a llorar. -¿Por qué lloras, padre mío?-preguntó el hijo un tanto confuso-. -Es que, hijo, en este pilón, en esta misma piedra, se sentó mi padre cuando yo lo llevaba también al asilo, porque tampoco lo quería tu madre".

No hubo más palabras. El hijo se levantó, le ayudó a su padre para que hiciera lo mismo, y juntos desandaron el camino de regreso a Samper de Calanda. Y cuenta la historia o la leyenda que el pobre anciano vivió con los suyos, felizmente, hasta la hora de su muerte. La alegría fue compartida por toda la familia, que ya no volvió a pensar en separaciones.

El pueblo

- Heraldo de Aragon. Pablo Ferrer Laura Uranga Samper de Calanda 11/10/2017

Imágenes de Samper de Calanda en Aragón, pueblo a pueblo
  • Francisco Loscos, botánico y farmacéutico, todo un visionario local en el siglo XIX (D. N.)

Francisco Loscos, nacido en Samper de Calanda en 1823, hizo realidad su sueño de unir a científicos de pueblos de todo Aragón para compilar la flora de la región. Como señalara Vicente Martínez Tejero en su obra ‘Botánicos aragoneses’, Loscos apostaba por el trabajo en equipo en una tierra considerada como feudo secular del individualismo. Nadie quiso publicar sus obras y la intención del turolense sólo despertó burlas, pero Loscos contó con el apoyo de otros farmacéuticos o aficionados de todo Aragón, que también vivían lejos de los círculos científicos pero amaban la botánica. Era la Escuela de Loscos, cuya influencia perduraría en el siglo XX. De hecho, botánicos franceses y alemanes escribían a Loscos para pedir muestras de la fascinante flora aragonesa, hasta convertir Castelserás (donde vivió tres décadas y murió en 1886) en un punto de interés botánico para Europa. Loscos logró reconocimiento tardío y recibió la medalla de oro en la Exposición de 1868, que tuvo que empeñar para seguir con sus investigaciones. Después de muerto sí se valoró su legado.

  • La iglesia del Salvador es un espectáculo para la vista y un orgullo para el pueblo

La iglesia de Samper de Calanda data del siglo XVIII; se levantó gracias a fray Beriquet Fernández, escritor, orador y filósofo samperino y la construyeron Antonio Nadal y Enrique de Yarza. Como edificación tiene la virtud múltiple de sorprender al primer vistazo, al segundo y al tercero; a las dimensiones se unen la profusión de detalles. Dos torres gemelas escoltan a la fachada principal, construida en piedra hasta media altura y en ladrillo de ahí hacia arriba; la cúpula y los tejados llaman la atención desde la carretera que baja desde Híjar; la primera aproximación al pueblo está siempre presidida por una expresión de sorpresa por el tamaño y majestuosidad del templo. Está construida en ladrillo de planta rectangular, de tres naves con cinco tramos cada una. La nave central se cubre con bóveda de aristas; el tambor de la cúpula tiene ocho vanos que iluminan el templo. Las naves laterales, más estrechas que la central, se cierran con bóveda de aristas, a excepción de los tramos junto a la cabecera, que se cierran con una cúpula de media naranja. Las naves laterales, presentan capillas abiertas entre los contrafuertes. Tiene coro alto a los pies, sobre arco rebajado.

LOS IMPRESCINDIBLES
  • La importancia del tren

Además del transporte de pasajeros, la estación de tren de Samper de Calanda y el tren carbonero que la conecta a la central térmica de Andorra son historia viva del pueblo, y enlace para su transporte hacia la costa.

  • El Tambor y el Bombo

A la hora de celebrar la Exaltación del Tambor y Bombo, Samper no se queda atrás con respecto a otras localidades de la ruta. De hecho, el enardecimiento es significativo y el eco del resultado, creciente cada año.


Hermitahdo..jpg
Arcohdo..jpg
Samperhdo..jpg


Crónica

- Samper Palillero - CRÓNICA DE SAMPER DE CALANDA- José María Peralta Ballester 3 de julio de 1931  

Esh.jpg

Se trata de una cónica de un samperino emigrado a la Argentina que vuelve a España y a su pueblo e inserta este artículo, que reproducimos, en un periódico aragonés de su época. Parece culto, sus apellidos son de raigambre samperina (Peralta- Ballester) y es curioso que empiece alabando a todo el mundo, políticos, paisanos, etc., y acabe poniéndolos al final de “chupa de dómine”.

Nombra algunos temas como la actitud de los políticos que solo van al pueblo a recoger los votos pero luego ya no se acuerdan más de él; Toca el problema de la falta de agua realmente potable, que fue hasta hace poco uno de los graves problemas y carencias, o la escuela, que dice que está en un estado deplorable así como el cementerio; también la barbacana, seguramente sin arreglar el muro por aquellos años y con el peligro de poderse caer los niños desde su altura (cuestión que todavía prevalece -el peligro de caerse, quiero decir-). El edificio de la Casa de la Villa (que elogia), y nombra también el lavadero municipal, hoy desaparecido, como un gran logro para los vecinos. Ensalza el alumbrado de las calles que hoy nos parecería raquítico. Para quienes lo hemos conocido antiguamente, no tiene nada que ver con el que hay ahora, pero seguramente conoció el pueblo sin alumbrado público eléctrico y por eso le parece de maravilla.

Toca otros temas: La la estación de Huerta, la necesidad del teléfono, etc., significando, aunque solo sea con una pincelada el potencial que pudiera tener su agricultura.


Lav18.jpg

Y por fin, como broche final, hace un llamamiento de buenas intenciones, a que el pueblo esté unido para el progreso local, etc., etc.…

Algunas cosas que me ha llamado la atención: llama Casa de la Villa a la casa del ayuntamiento, nombre que yo se lo escuchaba decir a los abuelos cuando era niño; Y a la estación de Huerta o de “Abajo” le llama: “estación del Campo Redondo” (por cierto, escribía que estaban algo desatendida; tendría que verla ahora). Habla del alumbrado hacia la “Estación de Arriba” que se hizo por aquellos tiempos, aunque luego solo quedaron los postes. También me ha llamado la atención el que diga que el reloj del ayuntamiento funcionaba con electricidad. Agradezco al amigo Leo, que rebusca por los archivos cosas de nuestra historia de Samper, el que me haya facilitado esta y otras noticias viejas de nuestro pueblo, que iremos publicando.

LA VOZ DE ARAGÓN, Año VII, nº 1798, 4 de junio de 1931 Hemos recorrido casi toda España durante nuestra corta estancia. En ella, de cerca de tres meses, después de haber llegado del extranjero y pasar muchos años fuera de nuestra patria y, por consiguiente, fuera también de nuestro Aragón, habiéndonos producido admiración muchas cosas. En las columnas del gran periódico “El Diario Español”, de la ciudad del Plata, o sea la gran Buenos Aires, la famosa capital que tiene en el mundo muy pocas que le igualen, por su gran potencialidad comercial como por lo hospitalaria que es, venimos insertando nuestras crónicas que, como notas de viaje, ya vienen apareciendo desde el mes de mayo, donde llevamos vertiendo en las columnas del diario que defiende a los españoles de esa República todas cuantas impresiones recogemos al paso de nuestras jiras por España, como por otros países del extranjero. Y, como es natural, ¿quién al llegar a su patria, no detiene su pensamiento amplio de las cosas del mundo y se reconcentra unos días a meditar en el pueblo de su nacimiento, y aunque hayamos recorrido parte del mundo nos interese nuestro pueblito de nacimiento? Londres, Paris, Viena, etc., capitales muy adecuadas para pasar unos días, no nos interesan tanto como la aldea o pueblito donde vimos la luz de nuestra niñez.

Pues nada queridos lectores, he estado en Samper de Calanda, mi pueblo, el pueblo en el que se sienten las nostalgias del cariño intenso, porque lo tenemos como de uno; y en mi pueblo, como es muy natural, me han acogido mis paisanos y convecinos con cariño que les salían del fondo del corazón, que los aragoneses tenemos diferentes a otros… si, a otros, porque lo sé muy bien en mis recorridos por el mundo. Los aragoneses nos enternecemos en seguida y en seguida también concedemos hospitalidad al que llega hacia nosotros; si lo sabré yo que lo practico como regla de mis actos con mis otros hermanos, los de las demás provincias. ¿No somos españoles todos? ¿No somos hermanos todos? ¿No somos hermanos para sufrir y para querernos? Bueno, pues, vamos al grano, y Samper de Calanda ocupará nuestra atención de esta crónica para que vean mis paisanos de mi pueblo como veo yo las cosas y las necesidades que se sienten palpitar desde hace muchos años, y sea por lo que sea, no se han llevado a la realidad como obra necesaria para el vecindario laborioso de este floreciente pueblo.

He visto la Casa de Ayuntamiento; un edificio muy bien conservado, porque se ve no lo descuidan los diversos alcaldes que ha habido en varios periodos de gobierno, como su gran reloj encima de la Casa de la Villa, un potente reloj que funcionó por medio de electricidad de las fábricas de don Policarpo Martínez de Lecea, de Victoria, el industrial mago que tiene hoy España, porque Lecea es admirado y conocido por sus fábricas de pirotecnia en el mundo entero. También he visitado el lavadero; es una buena obra que durara todavía muchos años sin necesidad de reparaciones. Un lavadero que tiene higiene bastante para el lavado de la ropa. (No deben descuidar las autoridades esta obra, para que no llegue a estar en condiciones que menoscabe sus necesidades de hoy, que el vecindario la ve con muy buenos ojos por ser obra necesaria para toda la población.)

La luz eléctrica es excelente y las calles están muy bien alumbradas y en particular llama poderosamente la atención del viajero la buena iluminación que existe desde la estación del pueblo, para que no vengan a tientas, como hacían antes. En cambio necesita este vecindario resolver con urgencia la cuestión de las aguas potables, que llama la atención de cualquiera que haya viajado un poquito no esté una población dotada de excelentes aguas y tengan que tomarlas de pozos que se reconcentran cuando vienen las lluvias, y si no tienen que comprarlas como si fueran artículos de lujo, que es el colmo, y producen tristeza ver chicas labradoras acarrear agua como si se viviera en los desiertos; se conoce que los señores que salían diputados por Samper de Calanda estaban ciegos y no veían las necesidades de este vecindario. El agua que se toma es mala, tiene impurezas y mucho barro, que esta gente no se da cuenta porque no conoce otra, pero llamo la atención del señor gobernador de Teruel para que investigue y resuelva, lo más urgente posible, el problema de las aguas de Samper de Calanda. Ya sabemos que muchos diputados buscaron el voto de Samper, pero no hicieron casi nada por el pueblo; ahora que también se han elegido otros diputados para el periodo del nuevo régimen, es necesario tomen en consideración el problema de las aguas, y si no lo hacen casi estoy buenos señores, los buenos vecinos no deben votar a hombres que no hacen nada por el pueblo.

En ninguna parte del mundo se toman las aguas de este pueblo, y si no se toman medidas, seguirán las cosas a peor.

A la barbacana de la Iglesia le ocurre una particularidad: existe un expediente en el Ministerio de Justicia que duerme en el sueño de los justos y hasta hay peligro para los chicos, la reparación de una pared que, sin repararla, puede caerse a una altura de varios metros y matarse, y luego a lamentarse del suceso, cuando se produciría por descuido de las autoridades, que hacen dormir un expediente en el sueño eterno…

La escuela de niños está en un estado deplorable, que no sabemos cómo el Ministerio, o a quien le incumba su arreglo, no ha visto su necesidad de una reparación, o, mejor dicho, Samper necesita, dada su importancia, otros edificios más modernos y mejor construidos para escuelas públicas; ¿no lo han visto los inspectores del Ministerio de Instrucción Pública? ¿O también estos señores están ciegos cuando vienen a inspeccionar? ¡Serán amigos y protegidos que le ha tocado a Samper, para colmo y desgracia de este floreciente pueblo! ¿Y qué diremos del cementerio? De esto necesitaríamos escribir mucho, pero nos limitaremos a decir en breves líneas lo que ya es intolerable, y aquí ya no culpo a los de fuera, sino a los de casa, a los de Samper, por lo negligentes y abandonados de tener un cementerio tan mal cuidado como lo tienen; se conoce que no sienten respeto por los finados que descansan en él; necesitan ampliarlo, plantar cipreses, ornamentarlo y arreglar las sepulturas, sacar los huesos que existen en cualquier lugar de la tierra y llevarlos al osario general, y en particular aumentar el sueldo al cuidador para que no haga otra cosa que cuidar la casa de los muertos.

rigt

En la Estación del Campo Redondo nos ha llamado la atención que, siendo ferrocarril del Estado, tenga un solo hombre con un sueldo de cinco pesetas, para que haga de jefe, factor, guarda-hilos, despachador de bultos, etc., el hombre este, y eso que es del Estado el ferrocarril; en cambio existirá algún alto empleado que ganará cincuenta mil pesetas y tendrá varios puestos.

Nos ha llamado gratamente la atención que el Banco de Vizcaya ponga una agencia en este pueblo, vemos que constituirá un gran acierto para las diversas operaciones bancarias, felicitando a las autoridades del Banco. Urge también la instalación de los teléfonos para servicio público, pues es una necesidad grande y sentida por el vecindario.

Y ahora, como broche final de mi crónica, deseo al vecindario de mi pueblo se mantenga unido para los mismos fines de progreso local, y al dirigente que llegue a pretender el voto debe hacérsele saber las necesidades del vecindario y “obra son amores y no buenas razones”.

Samper debe ser grande, progresista, porque la riqueza de su agricultura así lo programa, para que los vecinos adelanten y progresen y salgan del marasmo en el que están metidos y avienten, como decía nuestro Costa, todo cuanto exista de atraso, que no sirve más que para sumir en la miseria a todos los pueblos y a todos cuantos trabajan por la grandeza nacional.